QUE DIOS NOS COMPRENDA

 

 

 

Vale más que morir sin vivir,

El vivir, aunque amarte sea atroz,

Y que Dios, sin podernos unir

Nos comprenda y nos dé su perdón.

 

Es cobarde, que amándote así

Y es inerte, que amándome tú,

Nos dejemos morir sin vivir

En la ley que me impide tu amor.

 

Vale más que a nuestras bocas

Las juntemos sin pudor,

Sin sentir que nos sofoca

Con sus grillos, el honor.

Vale más, más que soñemos

Aunque todos digan: ¡No!...

Y que luego sólo Dios,

Si es que quiere comprender

Nos alumbre el corazón.

 

Vale más que sufrir con la sed

La tortura en la fuente calmar,

Y a la espina tortuosa y fatal

Que nos sangra, poder arrancar.

 

Tú me dices que no, por razón

Mientras yo, sin cordura tal vez,

Te contesto en audaz rebelión

Vale más el luchar que ceder...

 

Letra : Enrique Soriano  (Enrique Aníbal Soriano Nóbile)

Música : Donato Racciatti

 

Grabado por la orquesta de Juan D´Arienzo con la voz de Jorge Valdez.

 

 

AtrásMenú Principal