EVOCACIÓN CALLEJERA

(milonga)

 

 

En mi rante evocación, quiero cantar a los barrios
Y les bato a flor de labio, que habla mi corazón,
La rima de un diapasón, rima un canyengue malevo,
Mientras que el fueye orillero, le da calce a mi garganta,
Yo soy tu negro que canta, que si no canto, me muero.
 
Del fango de Puente Alsina, monto un “gotán” con aplomo,
Y esta milonga le robo, mostrando mi bizarría,
Del cielo las tres Marías, alumbran el arrabal
Y aquí señor, hago un alto, por el Morocho inmortal.
Por Barracas y Mataderos, cuna y rango de matones
Brindo un corte de salones, por mi “yeite” arrabalero,
Prosigo el tranco orillero, de Palermo a Balvanera.
Me filtro por la ribera, que es el fuerte de La Boca
Donde este negro provoca, la admiración callejera,
Bandoneón y diapasón y me corro pa´ San Telmo,
A dar vigor al enfermo, que sufre del corazón.
El fueye da su emoción y la viola su donaire,
Yo voy cantando a los aires, de la barriada genuina,
Esta milonga que rima, las glorias de Buenos Aires.
 
Ya se apagó el milongón, entre las luces del centro,
Con este público adentro, de mi guapo corazón,
Viejo tango, sos timón, de mi alma arrabalera,
Yo soy tu negro que espera, cantar tu tango inmortal,
Pa´ gloria de mi arrabal y mi barra callejera.

 

Letra : José Paradizo

Música : Alberto Remersaro  (Alberto Clímaco Remersaro)

 

Grabado por Jorge Vidal con el acompañamiento del conjunto de guitarras de Alberto Remersaro.

 

 

AtrásMenú Principal