CUANDO MANDA EL CORAZÓN

 

 

 

Regresaba dando tumbos, de una fiesta en la ribera
Y charlando con las sombras me decían no sé qué,
Déjenme, que estoy borracho y las sombras con voz tierna
Me contaron tantas cosas de tu vida, que lloré...
Escuchando en los murmullos de la noche tu lamento
Y palpando las paredes, evitando un tropezón,
Me llegué como un fantasma, dando rienda al sentimiento
Y a decirte que a mi pecho, aún le sobra corazón.
 
Yo leo en tus ojos la gran alegría
De verme de nuevo calmar tu dolor,
Ojos que dejaron gris melancolía
Entre los recuerdos de un sueño de amor.
En el martilleo de mi noche negra
Se escondió la luna tras un nubarrón,
Yo vine guiado no sé por qué estrella 
Siguiendo el consejo de mi corazón.
 
No te queda ya en el mundo, otra cosa que este amigo
Que no sabe de rencores, de venganza ni maldad,
En el fuego de cien copas, como hogueras de martirio
Se quemaron los amores que ya nunca volverán.
El reproche que traía, lo dejé por el camino
Y si algo te recuerdo, no lo puedo remediar,
Ese amor que nos unía, poco a poco se ha perdido
Y esta noche sólo vengo, a ofrecerte mi amistad.

 

Letra : Andrés Chinarro  (Andrés Gregorio Chinarro)

Música : Carlos Olmedo  (Childe Delmar Velázquez)

 

 

AtrásMenú Principal