CASTIGO   (II)

 

 

 

Tu beso fue falso,
Falaz tu promesa,
Tus brazos, cadalsos,
Tus celos, mentiras,
De saña estudiada
Tus dulces miradas
Abismos de horror.
Y en cambio, en mis labios
Las voces más puras,
Y suaves ternuras
En mi corazón,
Por vos, olvidado
De Dios y de madre,
Y yéndome en sangre
Tajeado por vos.
 
Yo no sé si al otro lado
De las penas de esta vida,
Hay un reino de los malos
Para premios de perfidia.
Pero si ese reino existe
Te has ganado tu sitial,
Por la hazaña torpe y triste
De haberme hecho tanto mal.
 
Ya ves que aún deseo
Que goces la gloria,
Por esa victoria
Que me aniquiló;
Y siento que de ella
Te queden de estorbo,
Los ruines escombros
De tu corazón.
Porque hoy, que podrías
Sentir que latía,
Dichoso y henchido
De amor y de fe;
Tendrás que cargarlo
Como algo maldito,
Que el viejo delito
No puede esconder.

 

Letra : Francisco García Jiménez

Música : Miguel Padula

 

 

A “Letras”   A “Autor”   Menú Principal